Traducción, documentación jurídica y … la otra punta de Europa

El valor de los clásicos

julio 4th, 2012 | by | clásicos, codificación, obras de referencia, ruso, shershenevich, traducción jurídica, русский, Шершеневич

Jul
04

Últimamente el trabajo no me permite dedicar la atención necesaria a este blog. Sin duda la práctica diaria de la traducción (jurada, jurídica o de otro género) del ruso (y al ruso) suscita dudas, ideas, soluciones, etc, y todo ello va dejando un poso para futuras entradas.

Hoy deseo nada más hacer una pequeña mención a una obra cuya lectura siempre ha servido de fuente de inspiración: el Curso de Derecho Civil, de Gabriel Feliksovich Shershenévich (1863-1912). La editorial Avtograf, de Tula, la volvió a publicar en 2001. Más o menos por aquellas fechas me hice con ella. Luego, en mis incursiones en librerías moscovitas, he podido ver con alegría que diversas editoriales han seguido publicando clásicos del Derecho ruso (civil, mercantil, constitucional, penal, etc). No soy un especialista en Historia del Derecho, pero sé que Rusia, a finales del siglo XIX y principios del XX, también tuvo su fase codificadora, influenciada por el Derecho continental, y en destacado lugar por el alemán y el francés (una hojeada a la obra de Shershenevich nos hará apreciar sus frecuentes referencias a términos jurídicos franceses, y sobre todo alemanes).

Pero, ¿qué importancia tiene todo esto para un abogado y, sobre todo, para un traductor especializado en temas jurídicos? En mi opinión, es importante tener acceso a estas obras. Claro que en época soviética hubo una continuación, pero primero tuvo lugar una importante y traumática ruptura con el pasado. Y además se impuso una “langue de bois” también en el Derecho, cuyo eco resuena hasta nuestros días. La lectura de textos jurídicos repetitivos y a veces faltos de “sustancia” jurídica (frente a lo que podemos encontrar en otros ordenamientos europeos) se hace algo aburrida y cansina. No quiero resultar injusto, pues mi experiencia profesional y jurídica en Rusia (y la lectura de decenas, centenares de normas que se iban aprobando sin solución de continuidad) se remonta al periodo entre 1997 y 2004, de notable inflación de normas…pero no creo que la situación haya mejorado mucho. Otra cosa a valorar es la doctrina civilística, mercantil, etc, del último decenio (ya hablaré de ello cuando tenga ocasión).

Pues bien, en ese contexto, leer a alguien como Shershenevich es como dejar entrar un soplo de aire fresco (aunque venga de hace más de cien años). La claridad, concisión y exactitud con la que expone los temas es de agradecer. Sin ir más lejos, es el autor al que acudí para despejar mi mente ante del examen de traductor jurado del Ministerio de Asuntos Exteriores. Sirvan pues estas líneas como pequeño homenaje a aquella generación…

 

No Comments »

Otro término que puede crear confusión: “филиал”

junio 14th, 2012 | by | derecho mercantil, filial, ruso, sucursal, traducción, traducción jurídica, transliteración, филиал

Jun
14

Es frecuente encontrar en los estatutos de sociedades mercantiles rusas referencias a la “филиал”, término cuya transliteración sería “filial”. Como quiera que “filial” en derecho societario español quiere decir algo muy distinto de “филиал” en ruso, voy a intentar aclarar la cuestión y proponer la traducción más apropiada para evitar toda confusión.

Según el María Moliner, “filial” es un adjetivo y sustantivo que se aplica a un establecimiento que depende de otro. En Derecho mercantil, el término “filial” denota personalidad jurídica y dependencia respecto a otra persona jurídica. Una definición de “filial” viene dada, por ejemplo, en la Directiva del Consejo 90/435/CEE, de 23 de julio de 1990, relativa al régimen fiscal común aplicable a las sociedades matrices y filiales de Estados miembros diferentes.  Del tenor del artículo 3 de dicha Directiva se desprende que una “sociedad filial” es una sociedad en cuyo capital la sociedad matriz posea una participación mínima del 25%. No voy a entrar ahora a analizar en detalle la figura de la filial y su diferencia respecto a la subsidiaria, por ejemplo, pues lo que aquí importa es ver que no tiene nada que ver con la “филиал” rusa.

Ahora vamos al Derecho ruso. El propio Código Civil, dentro del capítulo dedicado a las personas jurídicas, dedica el apartado 2 de su artículo 55 a la figura de la “филиал”, que define del siguiente modo: “se trata de una subdivisión diferenciada de la persona jurídica, radicada fuera del domicilio de ésta, y que ejecuta todas o parte de sus funciones, incluida la de representación”. A continuación señala explícitamente que no se trata de personas jurídicas, que dispondrán del patrimonio que les asigne la persona jurídica que las ha creado y que funcionarán con arreglo al reglamento que dicha persona jurídica establezca.

¿Cuál es, entonces, su traducción correcta al español? Mi propuesta es emplear el término “sucursal”, que como es bien sabido denota una relación de dependencia respecto a la sociedad que la crea, pero mayor autonomía que la mera oficina de representación (представительство). Recordemos, a este respecto, lo que establece la Ley de sociedades de capital, de 2010:

“Artículo 11. Sucursales.

1. Las sociedades de capital podrán abrir sucursales en cualquier lugar del territorio nacional o del extranjero.

2. Salvo disposición contraria de los estatutos, el órgano de administración será competente para acordar la creación, la supresión o el traslado de las sucursales.”

Este artículo, precisamente, ampara al órgano de administración de una SL o SA española para abrir una sucursal en Rusia, por ejemplo. Término que traduciremos al ruso como “филиал”.

 

 

 

 

No Comments »

Recursos para el traductor jurídico de croata (I)

mayo 18th, 2012 | by | croacia, croata, diccionarios, eurotermbank, eurovoc, glosarios, hidra, hrvatski, ministerio de asuntos exteriores, pojmovnik, tesauro, traducción jurídica, ue, uncategorized, unión europea

May
18

La próxima incorporación de Croacia a la Unión Europea suscita interés renovado por aquel país. Croacia lleva años preparándose, y el esfuerzo de armonización legislativa e incorporación del acervo comunitario implica una enorme labor de traducción. Aquí sólo pretendo hacer referencia a algunos documentos que puede ser de gran interés para la traducción de terminología jurídica croata. Como se podrá observar, lo disponible por el momento se centra fundamentalmente en la combinación croata-inglés.

El Ministerio de Asuntos Exteriores e Integración Europea de Croacia (Ministarstvo vanskih poslova i europskih integracija) ofrece en su web diversos documentos de gran utilidad:

1) El Glosario inglés-croata y croata-inglés del Acuerdo de Estabilización y Asociación entre las Comunidades Europeas y sus Estados Miembros, de una parte, y la República de Croacia, por otra (este Acuerdo entró en vigor en 2005), disponible en la siguiente dirección: http://www.mvep.hr/ei/default.asp?ru=320&sid=&akcija=&jezik=1 . Este documento fue publicado en 2002 y contiene miles de términos, todos en el ámbito del Derecho comunitario;

2) La Guía para la traducción de actos normativos de la República de Croacia al inglés (http://www.mvep.hr/ei/default.asp?ru=543&sid=&akcija=&jezik=1), de 2006, ha servido y sirve a los traductores croatas para conocer las especificidades de la traducción jurídica, disponer de herramientas terminológicas para la traducción al inglés y resolver los problemas concretos que plantea la traducción a este último idioma;

3) El Glosario inglés-croata de términos bancarios, de seguros y demás servicios financieros (http://www.mvep.hr/ei/default.asp?ru=399&sid=&akcija=&jezik=1), publicado en 2005, incluye unos 5.000 términos en los ámbitos mencionados, siempre en un contexto comunitario;

4) La Guía para la traducción de legislación comunitaria (http://www.mvep.hr/ei/default.asp?ru=319&sid=&akcija=&jezik=1), publicada en 2002, detallas las normas y reglas que gobiernan la traducción del acervo comunitario al croata

5) El Pequeño Léxico de integración europea (http://www.mvep.hr/ei/default.asp?ru=178&gl=201108100000002&sid=&jezik=1), ha sido objeto de diversas ediciones, e incluye entradas en croata sobre términos comunitarios en inglés y francés.

Además, en la propia web del Ministerio se puede acceder a una base de datos de legislación comunitaria y croata, con documentos accesibles en inglés y croata.

Hidra (Hrvatska informacijsko-dokumentacijska referalna agencija), es el Servicio o Agencia de referencia informativa y documental del Gobierno de Croacia, y ofrece a través de su web un Diccionario cuatrilingüe (inglés, croata, francés y alemán) de Derecho comunitario (http://hidra.srce.hr/arhiva/18/10978/www.hidra.hr/arhiva/crpeu2006.pdf ), de enorme interés. El diccionario de Hidra fue publicado en 2003 y se realizó a partir de un diccionario cuatrilingüe elaborado en la República Checa en 1995, aprovechando también los recursos del tesauro multilingüe Eurovoc

Fuera de Croacia, existen dos bases terminológicas de gran interés:

1) Eurovoc, tesauro multilingüe (22 idiomas oficiales de la UE más croata y serbio) y multidisciplinario, de temas comunitarios. Es una web administrada por la Oficina de Publicaciones de la UE, que ofrece la gran ventaja de poder disponer de los equivalentes en español de términos en lengua croata en todo el ámbito de temas comunitarios.

2) Eurotermbank, banco terminológico creado y gestionado por un consorcio de centros de investigación e institutos de diversos países comunitarios, que también permite consultar términos croatas y su equivalente en español.

 

 

 

 

1 Comment »

Un término que da lugar a confusión: Arbitrazhniy sud (Арбитражный суд)

abril 24th, 2012 | by | arbitraje, arbitrazh, diccionarios, ministerio de asuntos exteriores, ruso, traducción, traducción jurídica, traductor-intérprete jurado, tribunal arbitral, uncategorized, арбитраж, арбитражный суд, русский

Abr
24

Es un tema recurrente en la traducción al español de documentos jurídicos redactados en ruso, sobre todo contratos: ¿cómo traducir el término “Arbitrazhniy sud” (Арбитражный суд)?

Si el traductor no tiene un mínimo conocimiento de la organización del sistema judicial ruso, puede optar por “Tribunal de arbitraje” o “Tribunal arbitral”, y entonces…la parte española pensará que sus eventuales controversias con la parte rusa las dirimirán unos árbitros, mientras que la parte rusa estará convencida de que sus disputas las conocerá un juzgado o tribunal, en ejercicio de la potestad jurisdiccional. No es menor la cuestión.

El problema radica en las distintas acepciones de los términos “arbitrazh” (арбитраж) en ruso y “arbitraje” en español.  He aquí lo que nos dice el Diccionario Básico Jurídico (Editorial Comares, 2009):

arbitraje. Institución mediante la cual “las personas naturales o jurídicas pueden someter, previo convenio, a la decisión de uno o varios árbitros las cuestiones litigiosas, surgidas o que puedan surgir, en materia de su libre disposición conforme a d.º.”  Se trata de una institución actualmente regulada en la Ley 60/2003, de 23 de diciembre, de Arbitraje.

Ahora vamos al Gran Diccionario Jurídico de A.B.Borísov (Editorial Knizhnyi mir, Moscú, 2012), donde nos encontramos con dos acepciones completamente distintas para el término arbitrazh, que aquí resumo:

1) medio de resolución de cuestiones litigiosas en materia económica o laboral, consistente en que las partes someten dichas cuestiones a la decisión de árbitros elegidos por las mismas partes o nombrados con arreglo a un convenio arbitral, o bien nombrados con arreglo al procedimiento previsto en una ley (…)

2) sistema de órganos jurisdiccionales de la Federación Rusa, a cuyo cargo está la resolución de los litigios de carácter económico (…) 

En su segunda acepción, el “arbitrazh” viene a ser, de modo sucinto, el orden en el que se conocen litigios entre personas jurídicas, autónomos, y administraciones públicas, siempre que medie el ejercicio de una actividad empresarial u otra actividad con ánimo de lucro. Es en el “arbitrazhniy sud” donde las empresas resuelven sus disputas contractuales, y allí también se conocen los concursos de acreedores, o las disputas con la administración, entre otras cuestiones. Sus atribuciones entran fundamentalmente en lo que en España conocemos como orden civil, pero incluye también cuestiones propias del orden contencioso-administrativo. Si una empresa española tiene una controversia en Rusia con una empresa local, de esta conocerá el “arbitrazhniy sud”. Si las partes convinieron en su contrato que sus eventuales disputas las dirimirían uno o varios árbitros, entonces se someterá el asunto al третейский суд (“treteyskiy sud”) o tribunal arbitral.

Si la versión rusa del contrato habla de someter los litigios a “arbitrazh”, esto se entenderá en referencia al arbitraje, pero si se habla del “arbitrazhniy sud”, queda claro que es algo totalmente distinto del arbitraje tal y como éste se entiende en España.

Espero que haya quedado claro. En el examen de la convocatoria de 2010 del Ministerio de Asuntos Exteriores para traductor-intérprete jurado aparecía este término de “arbitrazhniy sud” (se trataba de traducir diversos artículos del Código Procesal Civil ruso), y a veces pienso que quien eligió el texto sabía que contenía un término de traducción no evidente, pese a las apariencias….

 

2 Comments »

Recursos para el traductor jurídico de ruso (II)

abril 16th, 2012 | by | codificación, derecho mercantil, eur-lex, fao, glosarios, iate, naciones unidas, onu, ruso, traducción jurídica, tratados, ue, uit, uncategorized, uncitral, uncitral, unión europea, wipo, русский

Abr
16

A pesar de ser un idioma europeo, el ruso no es oficial en la UE. Esto quiere decir que carecemos de una fuente tan interesante y rica de textos en versiones en dos idiomas como las que ofrece EUR-Lex, o recursos como la base de datos terminológica IATE. La necesidad de disponer del acervo comunitario en cada uno de los idiomas oficiales de la UE facilita sin duda la labor de los traductores en las diferentes combinaciones, pues hay ejércitos enteros (si se me permite la expresión) de traductores, tanto dentro de las instituciones comunitarias como fuera de ellas, que enriquecen constantemente ese corpus lingüístico.

Aquí me limitaré a señalar algunos recursos de los que sí disponemos los que nos dedicamos a traducir del ruso al español (o viceversa), con una atención especial a la terminología jurídica.

En primer lugar, y como muestra de la relevancia del ruso y el español a nivel internacional, no hemos de olvidar que ambos son oficiales en las Naciones Unidas. Esta organización nos ofrece herramientas como la UNTERM (United Nations Multilingual Terminology Database), con 85.000 entradas en los seis idiomas oficiales de la ONU. Si se escribe “иск”, por ejemplo, aparecen veinte resultados en español y en ruso, en diferentes contextos, si bien no se hace referencia a la fuente o al documento original de donde proceden. Por otro lado, ya sabemos que al amparo de la ONU existen toda una serie de organismos e iniciativas, y algunas de ellas son de grandísimo interés como recurso para el traductor jurídico de ruso. UNCITRAL (la Comisión de las Naciones Unidas para el derecho mercantil internacional) trabaja también en ruso y español. Aquí tenemos acceso a textos (convenciones, leyes modelo, normas, reglamentos, etc) disponibles en ambos idiomas, sobre materias tales como arbitraje y conciliación comercial internacionales, compraventa internacional de mercaderías, garantías reales, insolvencia, pagos internacionales, transporte internacional de mercaderías, comercio electrónico y contratación pública y desarrollo de la infraestructura. La Comisión de Derecho Internacional, por otro lado, desarrolla una importante labor, centrada en el Derecho Internacional Público, incluido el Derecho Penal internacional. Ahora bien, su documentación está fundamentalmente en inglés y francés, que son los dos idiomas de trabajo de la ONU. La OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual) dispone de una web que funciona en español y ruso, si bien una parte importante de los recursos que ofrece están en inglés y francés únicamente. No obstante, es una fuente útil para acceder a terminología de propiedad intelectual en español y en ruso. La UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) también dispone de un sitio web en los seis idiomas oficiales de la ONU. Aparte del acceso que brinda a convenciones, recomendaciones y otros documentos cuyas versiones auténticas incluyen el ruso y el español, dispone de una interesante herramienta para la búsqueda de términos propios de su actividad: UNESCOTERM.

En la Corte Internacional de Justicia de la ONU los idiomas oficiales son el francés y el inglés, pero en su web podemos encontrar versiones en español y ruso que son de interés desde el punto de vista de la terminología del Derecho Procesal, tales como el Estatuto y el Reglamento de dicho organismo.

Existen muchos organismos asociados de una u otra manera a la ONU, tales como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, y otros, en los que predominan el inglés y el francés como lenguas de trabajo, pero disponen de webs en español y ruso, lo que permite acceder a terminología en sus respectivas áreas de especialización.  El Fondo Monetario Internacional ofrece un amplísimo glosario, con más de 150.000 términos en inglés y sus equivalentes en diversos idiomas, incluidos ruso y español. La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) ofrece un portal terminológico, con recursos como el FAOTERM y otros, donde es posible localizar directamente equivalentes en ruso de términos españoles y viceversa. La UIT (Organización de las Naciones Unidas para las tecnologías de la información y la comunicación) ofrece una base de datos online sobre terminología de las telecomunicaciones, con términos en ruso y en español, entre otros idiomas.

Fuera ya del ámbito de la ONU, si nos acercamos al ámbito europeo la principal organización internacional que cuenta con la participación de Rusia y España es el Consejo de Europa.  En este organismo los idiomas oficiales son el inglés y el francés, y el ruso es uno de los idiomas de trabajo, no así el español.  Más de 200 tratados y convenios europeos han sido adoptados en el marco del Consejo de Europa desde 1949, y cubren diversas materias, tales como derechos humanos, democracia, gobierno local, cultura, etc.

Respecto a la Unión Europea, como es bien sabido Rusia no forma parte de la misma. La Treaties Office Database de la Comisión Europea da un listado de 22 acuerdos celebrados entre la UE y Rusia, un tercio de los cuales tienen que ver con el comercio de productos del acero. También recoge 66 tratados, acuerdos y convenios de los que son parte la UE y Rusia. La mayor parte de dichos instrumentos cuentan con versiones oficiales en ruso y español, que pueden ser fuentes de terminología sobre una gran diversidad de materias.

Como podemos observar, los mayores recursos terminológicos proceden de organizaciones internacionales a nivel mundial, más que regional, pues es a tal nivel donde se hace notar la importancia del ruso y el español.

Ya me detendré en otro momento en los tratados y acuerdos bilaterales entre España y Rusia.

Animo a quienes lean esta entrada a contribuir con comentarios sobre otras posibles fuentes de terminología rusa y española, pues no he pretendido ni mucho menos ser exhaustivo y seguro que me he dejado referencias importantes.

 

 

 

 

 

2 Comments »

Recursos para el traductor jurídico de ruso (I)

abril 5th, 2012 | by | diccionarios, obras de referencia, ruso, traducción, traducción jurídica, uncategorized, русский

Abr
05

Todo traductor sabe que no basta con conocer el idioma del que traduce: quien traduce traslada el sentido de las palabras de un idioma a otro. Y ahí está la clave, en captar el sentido y saber trasladarlo. Ahora bien, cada idioma es un mundo, pues aparte de su estructura propiamente dicha, existe en un contexto determinado: se desenvuelve en un marco geográfico, cultural y político determinado. Y toda traducción dentro de un área determinada del saber (jurídica, médica, técnica, etc) implica (o debería implicar) un buen conocimiento no sólo de la terminología, sino de las instituciones y lenguaje propios de la materia tanto en el idioma de origen como en el de destino. Todo esto son, en realidad, obviedades que a nadie se le escapan.

La traducción jurídica del ruso ha cobrado impulso en las dos últimas décadas, cuando los intercambios personales y comerciales con Rusia (y otros países donde predomina el ruso) se han multiplicado por razones que todos conocemos. Dicho esto, los recursos de que dispone el traductor jurídico al español son menos numerosos que los existentes para inglés, francés o alemán, por poner tres ejemplos más cercanos. No existe en la actualidad, que me conste, ningún diccionario jurídico ruso-español. Tampoco conozco traducciones al español de textos jurídicos como el Código Civil. El traductor jurídico de ruso ha de recurrir, por tanto, a otros recursos, tales como diccionarios jurídicos en otras combinaciones (ruso-inglés, por ejemplo), textos legales traducidos a otros idiomas, y desde luego los diversos diccionarios electrónicos disponibles. A veces recuerdo al traductor externo al que recurríamos en nuestro despacho en Moscú: un ucraniano afincado en Moscú, con algunos años de experiencia en Cuba. Era un hombre al que apasionaba su trabajo y me consta que estaba elaborando un diccionario jurídico ruso-español (o quizá fuese español-ruso, ya no lo recuerdo). Su temprana muerte nos privó de un trabajo que sin duda hoy resultaría muy útil, pues hubiese sido el fruto de años de trabajo, buscando la palabra justa.

En este contexto resulta útil disponer de obras que faciliten la labor del traductor jurídico de ruso, y en este blog procuraré comentar todas las que caigan en mis manos y merezca la pena reseñar. Comenzaré por un libro de reciente publicación, cuyo contenido es más general, pues se refiere a la traducción del ruso sin adjetivos, pero incluye material sobre la traducción específicamente jurídica. Se trata de Russian Translation: Theory and Practice, de Edna Andrews y Elena A. Maksimova (Routledge, 2010).

 

Aquí solo pretendo hacer unos apuntes sobre cuestiones tratadas en este libro y que sin duda trataré en este blog en otras entradas más específicas.

En el capítulo sobre cuestiones fonológicas y gráficas, por ejemplo, las autoras se detienen en la cuestión de la transliteración (objeto de mi entrada del pasado 28 de marzo) y también en algo muy propio del idioma ruso moderno: las abreviaturas. El empleo de abreviaturas y siglas es una constante, y el traductor ha de disponer de recursos para no perderse en esta maraña. Sería interesante investigar, por cierto, si es una característica nacida en la época soviética o viene de antaño.

Otro de los capítulos está dedicado a las cuestiones culturales, algo muy importante dada la idiosincrasia rusa y a la herencia de un sistema político y social muy distinto del europeo occidental. A título de curiosidad, las autoras destacan la diferencia en ironía y sarcasmo entre la prensa rusa y la inglesa. Esto no es aplicable a la traducción jurídica, pero bien es cierto que la prensa escrita rusa tiene un “tono” bien específico: basta con leer los titulares del diario Kommersant, por poner un ejemplo.

En el capítulo sobre tipos de textos las autoras llaman la atención sobre una ventaja de la que dispone el traductor de ruso: el gran número de obras literarias varias veces traducidas a los más diversos extranjeros. Muestran hasta cinco diferentes traducciones de un mismo párrafo de una misma obra. Esto no deja de ser un privilegio, pues nos permite contrastar diversos textos y juzgar las diversas opciones empleadas. A este respecto, hay que observar que el número de traducciones de obras literarias rusas (sobre todo clásicas) al español ha aumentado muchísimo en los últimos años (espero no equivocarme, esa es mi impresión personal cada vez que voy a las librerías), por lo que el “corpus” del que disponemos los traductores crece y se enriquece. Esto vale también, por qué no, para la traducción jurídica, y para todo tipo de traducción.

La obra contiene un capítulo sobre cuestiones morfológicas y gramaticales, donde tratan diversos temas. Me detendré brevemente en un par de ellos. Por un lado, está la cuestión, tan importante en los idiomas eslavos, del aspecto del verbo. El correcto uso de los aspectos perfectivo e imperfectivo es sin duda una de las dificultades del ruso, y el traductor ha de ser capaz de entender los matices que en cada caso implica el aspecto. Las autoras mencionan los fallos más frecuentes de los hablantes no nativos de ruso. Otro tema, este muy propio del lenguaje jurídico, es el del empleo de participios, muy frecuente en ruso, y que da lugar a oraciones larguísimas, que en muchos casos se han de fragmentar en dos o más oraciones al traducirlas al español para que el texto ( y el lector) “respire”. Son problemas que uno va aprendiendo a resolver con la experiencia.

Otra apreciación interesante dentro de esta breve pero útil obra es la de la importancia del uso de diccionarios monolingües. Como indicaba más arriba, no existe ningún diccionario jurídico ruso-español, pero aunque existiese, su uso se debería complementar con el de un buen diccionario jurídico ruso. Cuanto más completas sean las entradas, mejor. El traductor jurídico, al que se le presupone formación académica en Derecho, debería conocer bien los dos ordenamientos jurídicos en los que trabaja. La buena comprensión del término jurídico en el idioma de origen, es decir, saber captar su sentido específico dentro de aquel ordenamiento, es la labor fundamental y primera del traductor. Y para ello es clave el diccionario monolingüe.

De especial interés es el capítulo del libro dedicado a la documentación jurídica.  Como dato interesante, de los 120.000 licenciados de universidades rusas entre 1908 y 1916, 35.000 lo eran en Derecho. Las autoras destacan este dato como ejemplo del interés por las ciencias jurídicas en la Rusia pre-revolucionaria.  Esto me hace pensar en otra cosa: el esfuerzo que se está haciendo en los últimos años para recuperar y reeditar obras de clásicos del Derecho civil, mercantil, penal, constitucional, etc…de gran importancia, pues no hemos de olvidar que en Rusia también se inició una labor codificadora y sistematizadora del Derecho en el siglo XIX. En los clásicos encontraremos los traductores, además, un lenguaje jurídico, a mi entender, ágil y rico, algo que se agradece pues el lenguaje jurídico moderno en Rusia (y esto lo sabe bien quien traduce certificados, formularios, etc) adolece a veces de los defectos de la langue de bois de tiempos pasados.

Las autoras se centran en las construcciones preposicionales propias de los textos jurídicos, así como en el uso de participios, gerundios y derivados verbales. El texto jurídico comparte muchas características con el científico y académico, y en el libro encontramos diversos ejemplos esclarecedores. No mencionan, por otro lado, un fenómeno que “carga” en exceso los textos jurídicos rusos: las constantes repeticiones. Es indudable que el traductor ha de evitarlas, pues debe acercar el texto lo más posible al estilo del idioma de destino.

El libro incluye un capítulo final sobre la revisión y edición de traducciones. Desmenuza una traducción al inglés de un artículo del Código de Familia, y llama la atención sobre algunos errores, incluso graves, lo que una vez más hace pensar en la importancia de la revisión.

Prometo que mis próximas entradas serán más breves…he aprovechado la ocasión que me brindaba esta obra para apuntar diversos temas que sin duda merecerán mi atención, y que espero den lugar a comentarios y discusiones.

 

5 Comments »